¿Por qué el amarillo da mala suerte en el teatro?

Tabla de contenidos

El mundo del teatro está lleno de supersticiones y tradiciones que han perdurado a lo largo de los años. Una de las creencias más arraigadas en este ámbito es la asociación del color amarillo con la mala suerte. El miedo al amarillo en el teatro es tan fuerte que muchos actores se niegan a vestirlo en el escenario, e incluso algunos teatros evitan pintar sus paredes de este color. Pero, ¿cuál es el origen de esta superstición? ¿Por qué el amarillo se considera un color tan infortunado en el mundo teatral?

El amarillo en la historia del teatro

El temor al color amarillo en el teatro tiene sus raíces en la antigua Grecia y la Roma clásica. En aquella época, se creía que el color amarillo estaba asociado con la enfermedad y la decadencia. Los actores y dramaturgos de la antigüedad, conscientes de esta creencia, evitaban el amarillo en sus vestuarios y decorados para no atraer desgracias a sus producciones teatrales.

Esta aversión al amarillo se extendió a lo largo de la historia del teatro, llegando hasta la época de Shakespeare y la Commedia dell'arte. En el teatro isabelino, el color amarillo era considerado un presagio de desastres y tragedias, por lo que se evitaba su uso en la indumentaria de los actores y en la escenografía.

El amarillo y la cultura oriental

La superstición del amarillo como color de mala suerte también tiene influencias de la cultura oriental, donde el amarillo era el color del emperador en China, y por tanto, se le atribuía un significado de poder y nobleza. Sin embargo, en Occidente este color adquirió connotaciones negativas, relacionándose con la envidia y el engaño.

La combinación de estas influencias culturales contribuyó a reforzar la idea de que el amarillo era un color que traía infortunio en el teatro, pues se asociaba con enfermedades, muerte y traiciones, elementos que los actores y dramaturgos querían evitar en sus representaciones.

El amarillo y la psicología del espectador

Otra razón por la cual el amarillo se considera un color desafortunado en el teatro tiene que ver con la psicología del espectador. Algunas investigaciones han demostrado que el amarillo puede generar mayor ansiedad y malestar en las personas, lo cual podría interferir con la experiencia teatral.

Cuando el público asocia el color amarillo con la mala suerte o la negatividad, su estado de ánimo puede verse afectado durante la función, lo que no es deseable para los actores y directores. Por esta razón, muchos prefieren evitar el amarillo en el teatro, optando por colores que se perciben como más positivos y auspiciosos.

Conclusión

La creencia de que el amarillo da mala suerte en el teatro tiene sus fundamentos en la historia, la cultura y la psicología humana. Esta superstición ha perdurado a lo largo de los siglos, condicionando las elecciones estéticas y escénicas de los profesionales del teatro. Si bien cada vez más se cuestiona la validez de estas tradiciones, el temor al amarillo sigue presente en el mundo teatral, influyendo en la forma en que se conciben y producen las obras.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por qué el amarillo da mala suerte en el teatro? puedes visitar la categoría Supersticiones.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad